Las dos Alemanias

Durante la Guerra Fría, la Selección de Fútbol de Alemania fue divida. Una transitó una época dorada y se transformó en potencia mundial; la otra, apenas se destacó en torneos olímpicos. Un día estuvieron frente a frente, hasta que la caída del Muro de Berlín las volvió a juntar. Hoy, a 55 años de la creación del Muro, recordamos a la Alemania dividida.

El 13 de Agosto de 1961, la capital alemana amaneció con cientos de metros de alambre de espino que la atravesó y dividió al país en Este y Oeste. Ese día se comenzó a construir el Muro de Berlín, el símbolo más despiadado y epicentro de la Guerra Fría. Durante su existencia, murieron cientos de personas, otras tantas resultaron heridas, y la desidia de apoderó del resto. En tiempos del Muro, se enfrentaron también, las dos Alemanias en una cancha de fútbol.
La Guerra Fría fue un enfrentamiento político, económico, social, militar, informativo e incluso deportivo iniciado al finalizar la Segunda Guerra Mundial. En ese brutal acontecimiento, todo quedó divido, entre ellas, la selección alemana de fútbol.
alemania campeonLa Selección de Alemania se disolvió en 1940 en medio de la guerra. Hasta la década del noventa, donde volvieron a ser una sóla, cada cual vivió un presente paralelo a la realidad política e ideológica que lo cobijaba. Mientras la República Federal Alemana se transformó en una enorme potencia mundial, la República Democrática Alemana tan sólo pudo ser una más entre tantas, aunque se destacó en algunos torneos olímpicos.
Tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, en el período de la reconstrucción europea, Alemania quedó divida en dos grandes bloques: por un lado la Alemania Capitalista, controlada por los “aliados” Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña; y por el otro la Comunista, en poder de la Unión Soviética. Así entonces, el occidente quedó denominado República Federal Alemana, y el oriente República Democrática Alemana. Las selecciones de fútbol comenzaron también a competir bajo ese régimen.
Los resultados de las dos Alemanias fueron totalmente distintos. Alemania Federal, desde 1954, jugó todos los mundiales, y en ninguno estuvo fuera de los ocho mejores. Incluso, en ocho de los diez que disputó terminó entre los cuatro mejores con tres copas del Mundo y tres subcampeonatos, además de dos Eurocopas. La Alemania Democrática, en cambio, sólo ganó la Medalla de Oro en los Juegos olímpicos de Montreal en 1976, y la de Plata en Seúl ’88. Alemania Oriental había conseguido más renombre en la pista de atletismo y en la piscina que en el campo de fútbol. En las últimas Olimpíadas antes de la caída del Muro de Berlín, justamente en Seúl 1988, había llegado segunda en el medallero, atrás solo de la Unión Soviética. En relación a esto último, la sospecha recae sobre la RDA por dopaje sistemático que iba más allá de los resultados deportivos. Por ello, las autoridades políticas fueron acusadas de tomar la iniciativa de establecer esta política, con el claro objetivo de beneficiarse del rédito político que ofrecían las victorias de sus deportistas en los eventos internacionales.
Al único mundial que se clasificó Alemania del este fue, por cosas del destino, al Mundial de 1974, organizado por su vecino Alemaniabeckenbauer Federal. Por si algo faltaba para inmortalizar esta historia de lazos futboleros entre estas dos selecciones, el destino los puso en el mismo grupo. Así el 22 de junio del ’74, en el Volksparkstadion de Hamburgo, se enfrentaron Alemania Federal vs. Alemania Democrática. Por ese entonces, el Muro que dividía a Berlín era un monumento sanguinario para quienes intentaran cruzarlo. Este partido histórico fue el único antecedente entre ellos, y vaya paradoja, quedó en manos del más débil: la RDA ganó 1 a 0 con gol de Jürgen Sparwasser a trece minutos del final y quedó primera en el grupo. Finalmente, fue Alemania Federal la que se consagró Campeón del Mundo venciendo a la “Naranja Mecánica” de Johan Cruyff. A la República Democrática se la vio jugar por última vez el 12 de septiembre de 1990 frente a Bélgica, un año después de la caída del Muro. Aquel encuentro concluyó con el resultado de 0-2 para la República Democrática Alemana con un doblete de Matthias Sammer, que años después ganaría el Balón de Oro, dos goles que fueron celebrados por todo el equipo germano, conscientes de que aquel era el último encuentro que disputaban como compañeros, el último partido que jugaban como país.
La caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, significó la reunificación de Alemania. La Selección de fútbol, tras volver a coronarse en 1990, volvió a ser una sóla.

 

Leonardo Giménez

@lgimenez7

Categorias La Joya de la Abuela

Etiquetas ,,,,

Deja tu Respuesta

Your email address will not be published.