Danza de nombres

La temporada de la NBA ya comenzó hace algunas semanas pero en Bitácora de la Redonda hacemos un pequeño repaso de lo que fue un mercado de pases histórico, con jugadores estrellas que abandonaron sus equipos en busca del anillo.

La NBA siempre se encargó de ser una liga deportiva con mucho show, y esto no quedo de lado, con la llegada de Kevin Durant a los Goldenbc State Warrios en la temporada pasada. Si los comandados por Steve Kerr ya contaban con una plantilla galáctica, el arribo de KD fue la frutilla del postre que desembarcó en un nuevo anillo. Está temporada, con la búsqueda de “derrocar” a los de Oakland, las demás franquicias no quisieron quedar de lado y se armaron para postularse como el nuevo campeón. Entre los movimientos más importantes fue el aterrizaje de Gordon Hayward a Boston. El alero era una de las figuritas difíciles de la agencia libre, que abandonó Utah para convertirse en un nuevo “celta”. Pero el oriundo de Kansas no fue el único en vestirse de verde ya que, después de mostrar su malestar y disconformidad de continuar en Cleveland, Kyrie Irving también se puso bajo las ordenes de Brad Stevens. La llegada del base australiano desembocó en la salida de Isaiah Thomas, el mejor jugador de los Celtics en la 17/18 y protagonista crucial para llegar a las finales de Conferencia; Jae Crawder y Ante Zizic -más dos rondas de Draft- a los Cavaliers.

Justamente el conjunto que tiene a LeBron James como líder es otro de los combinados que se reforzó de gran manera. Además de los nombrados que llegaron en el combo por “Uncle Drew”, se les sumó Derrick Rose y el sueño de volver a ser el muchacho que enamoró a todos en sus comienzos en los Chicago Bulls, y Dwyane Wade, el ladero “preferido” del Rey James. Jeff Green es otro que puede cumplir a la perfección con un papel de rol.

Oklahoma City Thunder's Paul George (13), Russell Westbrook (0) and Carmelo Anthony (7) pose for a photo during an NBA basketball media day in Oklahoma City, Monday, Sept. 25, 2017. (AP Photo/Sue Ogrocki)

Oklahoma City Thunder fue una de las franquicias que más invirtió. Desde la perdida de Kevin Durant, a los Rayos le costó ser una plantilla competitiva a largo plazo y quedó, por ejemplo, afuera de la competencia en la primera ronda en los últimos play-offs. Con la renovación de Rusell Westbrook, el último MVP, y la continuidad de Steven Adams y Andre Roberson, se les agregó el tremendo potencial de Carmelo Anthony y Paul George. Los aleros se presentan como las estrellas hambrientas de un anillo. El ex Indiana gozó de una temporada “oasis”, juntó a Lance Stephenson y Roy Hibbert, que quedó solo en eso, mientras que “Melo” formó parte de grandes planteles, tanto en Denver como New York, pero nunca estuvo cerca siquiera de una final de Conferencia.

En la lista también aparecen los Houston Rockets, quien con la llegada de Chris Paul, quizás el mejor base neto de los últimos años, querrán encontrar el socio ideal para James Harden. Los texanos, que vienen de hacer semifinales en Oeste donde cayeron frente a San Antonio Spurs, también tienen a los experimentados Eric Gordon, Trevor Ariza y P.J Tucker, además del prometedor Clint Capela.

Otros de los apellidos rutilantes que cambiaron de equipos son el de Jimmy Butler y Jamal Crawford, con destino a Minnesota y complementarse con los prometedores Karl – Anthony Towns y Andrew Wiggins, y el de Dwight Howard a Charlotte Hornets.

Más allá de los nombrados, sin dudas que Golden State son los máximos candidatos a repetir el título y continaur con este camino que lo sentencie como el inicio de nueva Era.

Entre los que tienen condimentos para empezar a meterse en la pelea son los Milwaukee de la mano del monstruoso Giannis Antetokounmpo y los Philadelphia con el trío joven Joel Embiid, Ben Simmons y Markelle Fultz.

Nada certero, solo que nos espera una temporada muy atractiva en suelo norteamericano.

 

Augusto Gazzano

@AugustoGazzano

Categorias Pasiones Cruzadas

Deja tu Respuesta

Your email address will not be published.